Noticias y Publicaciones
19/06/2015
Riesgo País y Estudios Económicos

Evaluaciones de riesgo país actualizadas trimestralmente

Evaluaciones de riesgo país actualizadas trimestralmente

África subsahariana: tres economías de la región oriente están protegidas de la tormenta económica 

A pesar de que el crecimiento económico se aceleró por los altos precios de las materias primas, de lo cual el África subsahariana es altamente dependiente, la región debe lidiar ahora con los efectos de los bajos precios del petróleo. Los 45 países cubiertos por Coface están afectados en diferentes grados. Tres de estos países tienen todos los ingredientes necesarios para un crecimiento dinámico en el corto y el largo plazos. Asimismo, han librado relativamente el declive en los precios internacionales de los commodities, además de que sus economías están diversificadas.

 

13 países están relativamente bien librados de la reciente caída de los precios internacionales de las materias primas

Una excepcional combinación de factores positivos han ayudado a acelerar el crecimiento de África (cerca de 5% anual en promedio desde 2008). Estos factores incluyen un ajuste estructural relacionado con el comparativamente bajo ingreso per cápita, la alta inversión extranjera, un ambiente político más estable y numerosas cancelaciones de deuda. El repunte también fue impulsado por los altos precios de los commodities de los cuales la región es altamente dependiente. Los combustibles (principalmente petróleo) contribuyen con 53% de las exportaciones subsaharianas, muy por delante de los minerales, metales y piedras preciosas (17%) y productos alimenticios y materias primas agrícolas (11%). Para muchos países como Nigeria, Chad, Guinea Ecuatorial y Angola, la proporción de combustibles dentro de las exportaciones oscila entre 60% y 100%.

Sin embargo, la región se ha debilitado por la magnitud y la larga duración de la caída de los precios de las materias primas. Las situaciones varían entre países, lo que depende de si son exportadores netos de recursos no renovables (petróleo crudo y metales básicos, que están en caída libre) o bien exportadores netos de recursos renovables (materias primas alimentarias y agrícolas, cuya caída de precios es más limitada). El balance para cada uno de los 45 países examinados (ver el anexo) arroja un grupo de 13 países relativamente bien preservados: Etiopía, Santo Tomé y Príncipe, Uganda, Malaui, Cabo Verde, Kenia, Burundi, Seychelles, República Centroafricana, Mauricio, Tanzania, Suazilandia y Togo. La caída de los precios de las exportaciones ha sido menor que la de sus productos importados.

 

Los grandes ganadores: Kenia, Etiopía y Uganda

Para dar un paso más adelante en la realización de la evaluación de los riesgos de largo plazo en los países del África subsahariana, los economistas de Coface adoptaron el criterio de la diversificación de sus economías. La diversificación reduce la vulnerabilidad, apoya el crecimiento de largo plazo y mejora la capacidad de resistencia a los impactos externos. Sólo tres países tienen un grado satisfactorio de heterogeneidad económica, sin ser castigados en el corto plazo por los bajos precios de las materias primas. Se trata de Etiopía, Uganda y Kenia. Datos recientes confirman el potencial de esos países para un crecimiento dinámico, con un incremento del PIB que puede alcanzar cerca de 7% promedio en 2014, similar al de China.

  • En Etiopía y Uganda, la diversificación se ha logrado a través del sector manufacturero, cuyo crecimiento se vincula con una exitosa integración a las cadenas de valor internacional (tal como en el pasado boom económico de algunos países del sureste asiático). Aproximadamente más de 100 productos se exportan, una cifra que se ha más que triplicado entre 2000 y 2013. Dos sectores en particular, el textil y la transformación de productos agrícolas, contribuyen a la diversificación de la economía.

Ruanda, que también cumple con el criterio de la heterogeneidad productiva, se ha visto afectado por la fluctuación en los precios de las materias primas y por lo tanto no se encuentra entre los “ganadores”.

  • Kenia ha optado por un modelo de desarrollo sustentado en servicios, que constituye más de 60% del PIB. A diferencia de las economías de otros países del África subsahariana que tradicionalmente se enfocan en el comercio, las actividades de transporte / almacenamiento y los servicios públicos, Kenia muestra un dinamismo favorable en telecomunicaciones (particularmente con la banca móvil) y la subcontratación de servicios para empresas, como resultado de la mano de obra barata.

Kenia es el único país que se beneficia tanto de la creciente influencia de estos sectores de servicios de relativo alto valor agregado (transporte / comunicaciones y servicios financieros) en su economía, como del incremento en la proporción de sus exportaciones de servicios (más de 40% del total de las ventas externas).

 

“Sin embargo esta observación positiva y el innegable potencial de la región no significa una ausencia absoluta de riesgos. La estabilidad política en la región es frágil. La falta de infraestructura también es una vulnerabilidad conocida, al igual que el alto déficit de la cuenta corriente y los crecientes niveles de deuda pública”,advirtió Julien Marcilly, economista en Jefe de Coface.

 

Gráfico
image004

 

Evaluaciones de riesgo país actualizadas trimestralmente

Degradación para China. Las economías afectadas por los bajos precios del petróleo se ubican en observación negativa.

Varios países enfrentan la peor parte de la caída de los precios petroleros, especialmente los países emergentes para los cuales Coface ha revisado sus expectativas de crecimiento a una tasa de 4% para 2015 (comparado con la expectativa de 4.2% de marzo de 2015). Mientras tanto, las economías desarrolladas (con pronóstico de crecimiento de 2% para 2015 y 2016) se benefician de una ligera recuperación que toma forma en la eurozona (1.5% en 2015).

 

La recuperación económica continúa en Eurasia

Las evaluaciones de la República Checa, Portugal y Vietnam fueron colocadas bajo observación positiva en enero de 2015. Dichos países continúan en el camino correcto, ya que sus economías son impulsadas por el gasto del consumidor.

  • La República Checa se beneficia de la recuperación económica de Europa occidental (más específicamente del mercado automotriz europeo) por lo que fue ascendida a la nota de A3.

Alentada por una experiencia de pago satisfactoria, Coface ha elevado la calificación de Portugal a A4 y confirma el impulso corporativo favorable, especialmente entre empresas exportadoras.

  • Vietnam, ascendido a B, ha visto una aceleración en el consumo privado, debido a una baja inflación y una mejor confianza del consumidor. Los riesgos externos se han reducido y la cuenta corriente es superavitaria, en tanto que las reservas de divisas
Canadá, Argelia y Gabón padecen los efectos de los bajos precios del petróleo

Los países exportadores de hidrocarburos enfrentan las consecuencias de su dependencia del sector petrolero:

  • Canadá cuenta con una evaluación de A1, la cual está bajo vigilancia negativa, debido a las consecuencias que ha tenido la caída de las cotizaciones del petróleo en la inversión, los riesgos que pesan en el sector inmobiliario y el contexto de un descenso de la economía en el primer trimestre de 2015.
  • Argelia posee una calificación de A4, que también se ha colocado en observación negativa. Las bajas cotizaciones petroleras han tenido un impacto negativo en las finanzas públicas y en la cuenta corriente del país. Si los precios no levantan, la actividad del país se mantendrá lenta.
  • Gabón tiene una nota de B que se encuentra en vigilancia negativa. La alta dependencia que tiene el país del petróleo puede resultar en una desaceleración de la actividad económica para alcanzar en 2015 una tasa de 4% (comparado con un promedio de 5.4% en años recientes).

Tanzania padece de un rápido declive de su tipo de cambio respecto del dólar americano. La depreciación del chelín ha causado preocupaciones y las empresas po drían resentirlo considerablemente. El crecimiento del país se desacelera mientras que el déficit público se profundiza. Coface ha colocado su evaluación de B bajo observación negativa.

  • Finalmente, la economía de Madagascar encara una continua inestabilidad política. Su nota de C también se ha ubicado bajo vigilancia negativa.
El nivel de deuda corporativa en la economía china causa inquietudes

La evaluación de China ha sido degrada a A4 y, en enero de 2015, fue colocada en observación negativa. El nivel de deuda privada del país aumenta, principalmente por las empresas, ya que en 2014 se colocó en 207% respecto del PIB, comparado con la proporción de 130% de 2008 (según el Fondo Monetario Internacional, FMI). Se considera que este nivel es preocupante y que es mucho más alto que los niveles vistos en otros países emergentes. Asimismo, la solvencia de las compañías de sectores frágiles podría resultar afectada. Las ramas de cemento, químicos y acero, que están ligadas al gasto en infraestructura, se debilitan por su capacidad de planta excedida.

 

Apéndice 
LISTA DE EVALUACIONES QUE MEJORARON, QUE ABANDONARON LA OBSERVACIÓN NEGATIVA O BIEN QUE FUERON COLOCADAS EN OBSERVACIÓN POSITIVA
image004

 

LISTA DE EVALUACIONES QUE FUERON DEGRADADAS, QUE ABANDONARON LA VIGILANCIA POSITIVA O QUE FUERON COLOCADAS BAJO OBSERVACIÓN NEGATIVA
image005
Descargar esta nota de prensa : Evaluaciones de riesgo país actualizadas trimestralmente (443,97 kB)

Contacto


María Eulalia Chiriboga

Marketing & Communication
Quito, ECUADOR
mail : maria.chiriboga@coface.com
Tel. 593 (2) 22 61 531 Ext 129

Parte superior
  • Spanish